30 oct. 2016

Igual que la fuente de oro, nunca envejeceras

Donde los sueños se vuelven reles, en tu desfile de amor.

No hay comentarios: